Lunes, 06 Febrero 2012 18:55

La Vieja Mello: ¿Una devoción que se pierde?

Written by

“Tengo setenta años, soy diabética, hipertensa, y cargo siete hernias en la columna. El  que quiera más,  que pida un pollo Broster.   Y aquí estoy como cada dos de febrero, cumpliéndole a la Virgen de los Remedios”.  Con esta frase  decidió  romper el hielo  Nereida y no pude más que sonreírle a  esta Riohachera de pura cepa, que lleva años viviendo en la capital del Magdalena. Ambas  coincidimos en madrugar para  rezar el rosario y  lograr una banca disponible en  la Catedral  Basílica de Santa Marta, famosa  porque en algún lugar de su edificación, está escondida una pequeña urna que contiene el corazón del Libertador Simón Bolívar y los restos del fundador, Rodrigo de Bastidas.

Nada más propicio que este día  para evocar esta devoción a la Virgen de la Candelaria, o Virgen de Los Remedios, más conocida en la Guajira como La Vieja Mello. Al igual que Nereida, no importa dónde esté,  siempre trato de conmemorar esta hermosa tradición, incluso con  menos veinte grados bajo cero,  sacerdotes extranjeros  o como lo hice un invierno,  en la lúgubre  capilla de Lourdes en la Calle Sainte- Catherine de Montreal.


Pero el sol brillaba esta vez y había tanta brisa, que por momentos pensé que era como estar  Riohacha, donde las campanas de la iglesia suenan desde las cuatro de la mañana, los voladores no paran  y todo el mundo celebra  la fiesta patronal con sus mejores atuendos. A la Catedral Nuestra Señora de los Remedios llegan los personajes del antiguo   Magdalena Grande, el  Presidente de Colombia, Ministros, Alcaldes, Gobernadores, artistas, congregaciones religiosas y por supuesto  la *Maria Farina y el *Old Parr,  son dos invitados que nunca fallan.


De repente  Nereida me regresó a la realidad diciendo: “Mi hija no quiso venir,  me dijo  no y eso me tiene triste”.   Bajando la  cabeza me susurró: Su segundo nombre es Remedios…  Imagínese, hasta ha querido cambiárselo, no sé que locura le dio, si venir aquí no le cuesta nada, solo la voluntad”.

A medida escuchaba la historia de cómo su hija sentía apatía por algo tan importante para nosotras, pensaba en que a Nereida  no era la única a quien le habían rechazado la invitación, con el tiempo la gente saca cualquier excusa para no asistir: Tengo que trabajar, la devota era mi mamá,  mi esposo tiene otra religión, es día de colegio, etc. Duele admitirlo, pero el fervor se está perdiendo.
La virgen  siempre ha estado presente en mi vida, es más la finca de mis papás se llamaba La Mello y tradicionalmente para mi mamá   esta fecha  era más especial que su propio cumpleaños.

Dependiendo donde estábamos, ella misma se encargaba de hacer los arreglos pertinentes en la iglesia, buscaba  las flores para el altar, pedía la bendición de los  cirios, leía la biblia  e imprimía  novenas para regalarlas al final de la misa. Además de tener  invitados a la casa,  el  menú era guajiro  y no faltaba  el consabido repaso del milagro.


Este año escasamente pude convidar a mi tío Orlando, quien ya tenía casi media hora de retraso y aún no llegaba. La Catedral de Santa Marta estaba llena, pero no a reventar como en otros años anteriores y  los jóvenes brillaban por su ausencia. Antes  de comenzar la ceremonia nos anunciaron que la señorita Remedios, “Meme” Rosado, promotora de la celebración de la Vieja Mello en Santa Marta  estaba presente.


Para mi fue una agradable sorpresa  saber que Meme, gran amiga de mi mamá,  estuviera viva. Su frágil cuerpo reposaba en una silla de ruedas y seguía  con  su mente lúcida, a pesar tener  cien años recién cumplidos. Meme  Rosado y su hermana seguían firmes en su fe, presidiendo la celebración en Santa Marta. A  todas estas   me preguntaba ¿Si habrá gente devota para  reemplazarlas?


Por algunos  segundos me  pareció estar escuchando una voz familiar, pero era otra vez Nereida, que me decía al oído : “Guarda bien el cirio que nos van a entregar, cuando tengas una  petición especial lo enciendes,   le pides con fervor a la Virgen, rezas un Ave María, esperas diez minutos  y lo apagas. Pero no así soplando, no. Tienes que humedecer tus dedos y apagar el cirio con ellos, así estas salvando un alma del purgatorio. ¿Tu te sabes la historia verdad?” No alcance ni a parpadear cuando mi vecina  volvió a contármela.


EL MILAGRO
La fecha exacta del milagro es el  14 de Mayo,  cuando una fuerte tempestad azotó a Riohacha y destruyó totalmente la calle primera, donde hoy se encuentra el hotel Arimaca, el agua se estaba tragando la ciudad. Desesperados los feligreses corrieron a la Catedral y sacaron la imagen de la Virgen de Los Remedios, durante la procesión, los vientos huracanados le robaron la corona de oro que llevaba la virgen y ésta al caer calmó inmediatamente  la furia del mar.


Nereida al igual que lo hacía mi mamá,  le agregó un pedazo a la historia: “Resulta que años después, una joven se estaba bañando en el mar  y cuentan que encontró la corona, pero al tratar de salir con ella en las manos, el mar se enfureció  a tal punto que la gente le gritó: ¡“tirala, tirala!”. Ella la devolvió, por eso la corona sigue en lo profundo del mar”.


Esta historia la he escuchado hasta el cansancio, pero es fascinante, reafirma  mis creencias.  Desafortunadamente, con tanto Ipod, Ipad,  y *Esclaberrys que usan los jóvenes es difícil que oigan hablar de  los  milagros de la Virgen. Pero a mi lado estaba una mujer de mucha fe, que me aseguró  que los milagros existen, Nereida da testimonios: “Una vez dos personas estuvieron a punto de quitarse la vida, era una riña familiar, yo me arrodillé, le pedí a la Virgen por ellos y no se en que momento terminaron abrazados”


Cuentan  que la mejor muestra del fervor y milagro del cirio  de la Virgen de los Remedios es encenderlo cuando haya  amenaza de fuertes tormentas, pues calma  los fenómenos naturales. La vela  tiene un gran poder para ahuyentar los rayos, el mal tiempo, las tormentas.


UNA VIRGEN PROTECTORA

La devoción por Nuestra Señora de los Remedios es muy antigua, de hecho es la patrona de Fregenal de la Sierra en España  desde el año 1506 y en 1906 fue coronada Canónicamente la imagen  por el Papa San Pio X.  Posteriormente, en l 1956 fue nombrada Capitana General de las Fuerzas Armadas Españolas.


Cuentan las crónicas de los historiadores antiguos, que en el siglo XV la Reina Isabel la Católica  quiso  evangelizar estas regiones  y envió sendas imágenes de la Señora, bajo distintas advocaciones. Pero al llegar  las cajas al puerto de Santa Marta hubo  una providencial confusión, la imagen de la Inmaculada Concepción, que era la destinada a Riohacha quedó en Santa Marta y la de Nuestra Señora de los Remedios, en la capital de la Guajira.


Pero existen otras historias sobre los milagros de la virgen que no son tan conocidos  como el narrado por  Weildler  Guerra, columnista  del periódico El Heraldo. Su tío abuelo Rafael Pana Uliana le contó  que a  finales del siglo XIX y principios del XX un grupo de migrantes provenientes de Castelnuovo di Conza, un municipio italiano de la región de Campania, se trasladó hasta Riohacha, entre ellos llegaron  apellidos como Pugliese, Annicchiarico y Berardinelli. Al llegar  la primera guerra mundial, cuando  algunos de estos  jóvenes nacidos o asentados en Riohacha fueron llamados a filas por el ejército de Italia, uno de estos soldados le prometió a la  Virgen de Los Remedios que lo salvara para poder asistir a la celebración del dos de febrero.  A su regreso dio testimonio de la increíble protección que recibo de la Virgen.


NO HAY QUE PERDER LA FE.
“Los milagros existen y hay que tener fe” con estas palabras y un fuerte abrazo se despidió Nereida en la Catedral de Santa Marta. Afuera había una multitud que salía acompañar a la procesión de la Virgen. Finalmente encontré a mi tío sentado en la última banca, elegantísimo como    riohachero que se respete.  Al atravesar las calles del centro iba saludando  y con voz de vendedor ambulante señalaba le gritaba a la gente: ¡“Oye no fuiste a misa”!


Bueno,  cada cual tiene su manera de asumir la falta de fervor. Antonio Nicanor Escudero, por ejemplo  va más allá, él tituló unas de sus columnas del año pasado del portal Maicao al Día así:  ¨La Vieja Mello: electoralizada y etilizada”. Su inconformidad se traduce en la metamorfosis que ha sufrido la celebración del dos de febrero en Riohacha, pues prácticamente    se ha vuelto una especie de cumbre política en donde algunos aprovechan para hacer proselitismo político.


Lo cierto es que este año el ex presidente Uribe brilló por su ausencia, el presidente Santos no llegó debido a los cruentos ataques de las Farc, pero  asistieron la Primera Dama de La Nación, María Clemencia Rodríguez de Santos,  el Ministro de Interior Germán Vargas Lleras, la Ministra de Vivienda, Ciudad y Territorio, Beatríz Uribe, el Gobernador de La Guajira Juan Francisco Gómez, el Alcalde de Riohacha, Rafael Ceballos, los senadores Armando Benedetti, Carlos Ramiro Chavarro y Jorge Ballesteros, los representantes a la Cámara Alfredo De Luque, José Alfredo Gnecco  y Jimmy Sierra, el ex alcalde de Barranquilla Alejandro Char, el ex gobernador del Atlántico Eduardo Verano De la Rosa y el cantante Jorge Oñate, entre otros.


Al final de la celebración, los titulares de las noticias se concentraron más en las mochilas wayuu que compró  la primera Dama y el regateo que protagonizó. En muy pocos quedó esa tradición que desea recuperar  Nicanor y que evoca al recordar como era el dos de febrero antes: “ Un día especial donde la espiritualidad y la religiosidad irrumpían en el escenario municipal, el aire que se respiraba era cercano a la divinidad. Por doquier se observaba una relación de los Riohacheros y Riohacheras con Dios.”  

Fotos
El Heraldo
Coalrte.com
Termómetro politico

* Jean Marie Farina: La tradicional colonia de origen italiano  que usan los hombres en la Guajira para asistir a la misa patronal, funerales, matrimonios, eventos sociales en general.

* Old Parr. La bebida por excelencia en la Guajira.

Read 57089 times Last modified on Martes, 17 Diciembre 2013 17:23

Leave a comment