Miércoles, 01 Febrero 2012 00:00

RIP SAMUEL TCHERASSI: Quiero difundir lo bueno de Colombia. Featured

Written by

“Yo siempre me disfrazo de Monocuco”. La respuesta sobre su personaje preferido salió de sus labios con tanta rapidez que en cuestión de segundos pude imaginar ese demonio artístico que se apodera del fotógrafo Samuel Tcherassi cuando sale al encuentro de quienes personifican el Carnaval de Barranquilla. Según la leyenda, el Monocuco oculta su rostro semejando aquellos hombres ricos que atraídos por la hermosura de mujeres de cortos recursos, salían a conquistarlas sin revelar su identidad. Sin embargo, Tcherassi sale de incognito para mimetizarse en la multitud y regalarnos sin pudor las dulces gotas de sudor de una cumbiambera, la inocencia de un niño disfrazado por primera vez o la sensualidad de unos labios rojos.

 

Mientras el Monocuco se arma de una vara para amenazar a quien quiera aproximarse para reconocerlo, Sammy lleva consigo una armadura aún más poderosa: su cámara fotográfica. No en vano al observar sus imágenes es inevitable experimentar sensaciones como el dulce aroma del Coral, esa flor roja que llevan las cumbiamberas en la cabeza y si pasamos la página y nos tropezamos con el Mapalé, automáticamente en nuestro cerebro se produce la vibración de los tambores.


Tcherassi logra un efecto cinematográfico tan profundo, que rompió con el trillado paradigma de “Carnaval quien lo vive es quien lo goza”, porque simplemente quien tiene la oportunidad de ver una de sus fotos, siente en carne viva el Carnaval y se lo goza. Prácticamente su lente logra que la sangre se alborote, nos impregna de alegría, a tal punto que uno siente ganas de unirse a la Guacherna sin importar donde se encuentre.


En 23 años de trabajo, este fotógrafo y cinematógrafo barranquillero ha capturado lo más significativo de la cultura viva colombiana y lo ha plasmado en libros de lujo, creando así documentos históricos contemporáneos y trascendentales para la salvaguardia del patrimonio cultural colombiano. En el 2009 publicó La Cumbia, exhibiendo en la carátula a su hermana Silvia Tcherassi, quien fue Reina del Carnaval en 1986. En el 2010 regresó con su versión de Comparsas Tradicionales y de Fantasía con un personaje emblemático como el Pibe Valderrama. Posteriormente, en el 2011, Sofía Vergara es la invitada de honor para engalanar su portada y el prólogo fue escrito por una paisana que nunca deja de evocar a Barranquilla en los escenarios internacionales, Shakira.


Ahora en el 2012 una nueva y sorprendente edición reúne el esplendor del Carnaval, ese que se recorre Samuel desde hace marras con sus viejos zapatos italianos de dos colores, que despiertan la burla de sus amigos de toda la vida y que lo han inmortalizado en La Batalla de Flores porque nadie se queda sin escuchar su grito parrandero “Sacúdete Zapato Viejo” , con su inmortal “Nojoda!”.


Así bailando, con su disfraz de Monocuco, en medio de la gritería de las comparsas, con la maicena que no da tregua, en pleno Barrio Abajo, comiendo sancocho al ritmo de las Marimondas, obtuvo Samuel sus nuevas y vibrantes imágenes que hoy nos presenta del Carnaval, acompañadas de un compedio de musica del maestro Joe Arroyo (QPD) y textos históricos que ratifican una vez más porque la UNESCO lo declaró Patrimonio de la Humanidad en el 2003.

NADA ME DISTRAE DEL PRIMER PLANO.


¿Cuál es la historia que escogió para esta nueva edición del Carnaval?
El tema es profundamente mágico, grandioso y trascendental, La Danza de Congo. La portada está representada por la Danza del Torito Ribeño que cumple 134 años de tradición junto al famoso beisbolista barranquillero de las Grandes Ligas, Edgar Rentería.


¿Cómo nació la idea de inmortalizar en sus libros el Carnaval de Barranquilla, una festividad que tiene una tradición en Colombia de más de cien años?
La razón principal nació de la necesidad de expresarle al mundo y a la misma Colombia que este país cuenta con un Carnaval grandioso por su diversidad cultural y al mismo tiempo difundir la paz, belleza y colorido de nuestra idiosincrasia.


¿Usted escoge primero el contenido o las imágenes en el momento de armar el rompecabezas de sus libros?
Primero escojo el tema, y luego el personaje que con su carisma y colorido represente la portada de cada libro de esta colección del Carnaval.



¿Qué busca usted en el momento de apuntar con su lente para lograr esas imágenes tan originales, atractivas, vibrantes?
Siempre mantengo en mi mente la limpieza en la composición para que no exista nada que distraiga el primer plano, el hacedor de nuestro patrimonio merece lo mejor, su originalidad y expresión son claramente lo intangible que se enmarca en cada una de las partes del Carnaval, segundo, la infinidad de capas del desfile merece lo mejor, su originalidad y expresión oral se inmortalizan en las páginas de mis libros.


¿Qué fue lo que más lo cautivo de La Danza del Garabato en el momento de registrar esas imágenes tan dramáticas pero graciosas a la vez?
Personalmente su originalidad, imaginación y fuerza de expresión en esa pantomima de la lucha de la vida y la muerte. Segundo, su impecable sincronización como es el caso de la danza El Cipote Garabato que durante 4 Kms de cada uno de los desfiles de Carnaval, 100 parejas mantienen la alegría y el entusiasmo que refleja el mismo colorido de la Danza. Tercero, la genialidad que existe en cada una de los hacedores que personifica a la muerte terminan siendo para mí, la mimetización entre lo gracioso y lo dramático en menos de lo que canta un gallo.


Sus libros han sido traducidos a varios idiomas y son muchos los extranjeros que vienen a descubrir nuestro Carnaval. ¿Alguna vez ha experimentado como vive la diáspora colombiana el Carnaval de Barranquilla?.
Les cuento que gracias al internet diariamente me llegan cientos de correos electrónicos de personas que se encuentran en diversos rincones del mundo, ellos agradecen profundamente y aplauden con mucha nostalgia cada una de las fotos que hacen parte de mis libros, estos mensajes se han convertido en un anticuerpo para mi espíritu de artista. Al mismo tiempo, el estar traducidos a cinco idiomas hace posible el difundir con mucha más facilidad la belleza de nuestro maravilloso y sin igual Carnaval.


VIAJO CON MIS FOTOS DE CARNAVAL.
Diecinueve libros, doscientos motivos de postales de toda Colombia, y numerosas exposiciones resumen el trabajo de este talentoso artista. En el 2004 fue designado por el Alcalde Guillermo Hoenigsberg, como director del Instituto Distrital de Cultura y Turismo de Barranquilla, un cargo excepcional donde desarrolló múltiples espacios culturales como las tertulias literarias sobre mitos y tradiciones del Caribe, al igual que conversatorios sobre arte.


Samuel es un incansable vendedor de nuestra esencia caribeña, pero más allá de su profesionalismo se encuentra un artista que posee altas dosis de humildad, difícilmente adopta una postura egocentrista al hablar de su trabajo, pues enaltecer el Carnaval, su historia, sus personajes, sus disfraces, incluso sus invitados, es su prioridad. Además reconoce la labor de su media costilla, su mano derecha, Andrea Zambrano, quien se encarga de velar por un impecable diseño y edición para sus libros, un ingrediente adicional que no pasa desapercibido.


Shakira, Silvia Tcherassi y Sofía Vergara son tres personalidades colombianas de talla internacional que están presentes en su obra. Además de ser barranquilleras, ¿qué representan ellas dentro de ese mundo rico que invoca el Carnaval?
Son Barranquillerísimas, que por supuesto han hecho parte de este universo mágico del Carnaval de Barranquilla, porque todo barranquillero ha vivido y gozado su Carnaval, y ellas no son la excepción.

Estas grandes artistas que con su virtuosismo han logrado y cosechado tantos éxitos por medio de su carisma, profesionalismo y belleza son un modelo de inspiración. Ellas hacen un llamado a preservar nuestras tradiciones.


Hablando de tradiciones, ¿Cual sería su recomendación para que los colombianos no pierdan su identidad en el extranjero?
Hoy para los colombianos que viven en el exterior es muy fácil, a través de su voluntad y con la herramienta del internet, alimentar día a día su sentido de pertenencia y responsabilidad.


Usted se ha distinguido a lo largo de su vida profesional, por ser un promotor incansable de nuestra cultura. ¿Qué cree que podríamos hacer para quitarnos esa etiqueta violencia, si usáramos la cultura como pretexto?
Quiero insistir en que el haber logrado en 20 años entender la magnitud y belleza del Carnaval de Barranquilla me llevó a traducir mis libros a seis idiomas simultáneamente y al mismo tiempo embellecerlos con personajes de talla mundial que se convierten en embajadores que cumplen con la generosa misión de difundir nuestros valores culturales y favorecer la visualización de las cosas buenas que posee nuestro país.

Si se encontrara con alguien que como usted ha vivido la experiencia del Carnaval en otros países del mundo, ¿Cómo lo convencería de venir a Colombia?
Me ha sucedido muchas veces, pero viajo por el mundo con mi portafolio entre el brazo y mi corazón. No toma mucho tiempo el convencerlos porque la diversidad del Carnaval de Barranquilla es única, tanto su música, la alegría, el colorido, la variedad de expresiones folclóricas y la nobleza de su gente son atributos que sumados, conforman esa característica que ningún otro Carnaval posee.

 

Fotos: Samuel Tcherassi

Agradecimientos: Andrea Zambrano & Samuel Tcherassi

Read 70040 times Last modified on Viernes, 30 Mayo 2014 15:37

Leave a comment